Recuerdos de mi madre

Madre mía, con cuánto dolor escribo esta prosa.
Los recuerdos vienen a mi mente, como agua corriente,
Así recuerdo a mi madre ausente:

Su piel morena, suave y tersa como la textura de las nubes.
Sus cabellos entrecanos, como noche con nieve de invierno.
Tus ojos tristes y en ocasiones absortos como si viajaran a otro mundo,
Donde no hay dolor, ni llanto, ni aflicción.

Te recuerdo, madre mía, mirándome mientras yo dormía,
cuidándome en aquellas lóbregas noches de invierno.

Te recuerdo, acariciando mi cabello
como queriendo detener el tiempo,
como queriendo que no terminara el día y la noche.

Te recuerdo decidida a todo, sin miedo alguno, fuerte,
firme, jamás dudando y siempre retando a la vida,
pues tú me enseñaste a ganar los retos, y ganar la vida.

Te recuerdo madre mía, en esa maldita cama,
adolorida, enferma, triste porque te ibas.

Te recuerdo madre mía, sonriente, nunca dándote por vencida.
Te recuerdo madre mía, diciéndome que me querías, que era yo tu orgullo,
Recuerdo cuando me dijiste que sobre mí dejabas tres vidas.

Recuerdo madre, cuando con lágrimas en tus ojos,
me dijiste “busca lo que te falta” encuentra tu otra vida.
Te recuerdo madre, entre mis brazos agonizando; dándonos tu bendición.
Té recuerdo madre, dormida en un ataúd gris que te guardaría para siempre
y yo imaginándome que te ibas de viaje y algún día regresarías por mí.

Recuerdo tantas cosas, que pasaron,
que ya se cumplen diez años de aquello y me sigo preguntando:
¿Cómo sería mi vida si tú no te hubieras ido?
¿Cuántos errores tendría de menos hoy en día?
Seguro estoy madre mía, que con tus consejos jamás me equivocaría,
Pero igual madre extrañaría, verte como lo extraño ahora.

Gracias mamá, por haberme dado la vida,
por haber hecho de mí, lo que tú querías,
¡Tu hijo!


Deja tu comentario!!!

Tener en cuenta lo siguiente: Tu comentario va a ser enviado a la web, luego un administrador la moderara, si esta todo perfecto, sera publicada.