Busca tu Poema de Amor Corto!!!


Búsqueda personalizada


Jul 19

A la vera del camino son tres amigos que van,
masticando sus penares porque uno de ellos se vá.

Al marcharse, dice alguno cruel vacío dejará,
no seas necio, responde el otro eso lo enriquecerá,
y lleno de sabiduría pronto… pronto volverá.

Paso a paso llegan ellos al anden de la estación,
donde mil abrazos vuelan solemnes como oración.

Confundido en el bullicio, melancólico sonar,
de una guitarra se escucha que dan ganas de llorar.

Una quebrada voz hace eco casi rompiendo el sonar,
de la sirena que anuncia que aquel tren, echará a andar.

Tú te marchas, nos quedamos, dice el bohemio Tomás…
tú regresas, te esperamos por siempre, siempre jamás;
porque el cariño sincero no se debe marchitar,
por el contrario la ausencia lo debe fortificar.

Ha partido a la distancia el amigo que dejó
huellas densas de alegría que con amor el labró.

Sus cartas son fiel testigo de tan silente esperar,
que en los ojos del amigo se arrugan tanto esperar.

Oye amigo dicen ellas;
cada vez que hay nuevo día quiero aprender a volar,
para estar cerca de ustedes y Navidad celebrar.

Han pasado muchos años y a la orilla del andén
han llegado dos ancianos a esperar al que se fué.

Se desborda la alegría por toda la estación,
los abrazos se confunden… es todo celebración.

El les dice emocionado “Si parece que fue ayer,
con amigos como ustedes, no cuesta nada volver.

Jul 19

No puedo dar soluciones para todos los problemas de la vida,
ni tengo respuestas para todas las dudas o temores,
pero puedo escuchar y buscar junto contigo.

No puedo cambiar el pasado ni el futuro,
pero cuando me necesites estaré junto a ti.
No puedo evitar los tropiezos,
solamente puedo ofrecer mi mano para que te sujetes y no caigas.

Tus alegrías y tus logros no son míos.
Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.
No juzgo las decisiones que tomas en la vida.
Me limito a apoyar, estimular y ayudar si me lo pides,
y si no me lo pides, también.

No puedo trazar un límite dentro de los cuales debes actuar,
pero sí te ofrezco el espacio necesario para crecer.
No puedo evitar los sufrimientos cuando alguna pena te parte el corazón,
pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos para armarlo de nuevo.

No puedo decir quién eres ni quién deberías ser.
Solamente puedo quererte tal y cómo eres.

Jul 19

Amistad sincera quiero
De un amigo(a),
Que me escuche mis problemas,
Y que me ayude a confortar el alma.

Que se alegre conmigo,
Por mis triunfos,
Que me dé palabras de aliento,
En cada fracaso.

Que siempre esté
Cuando lo necesito
Y que pueda contar con él,
Y saber que su apoyo tengo.

Que él pueda contar conmigo,
Como yo con él,
En momentos de aflicción,
De angustia o temor.

No importa qué tan lejos
Nos encontremos,
Recorreré los más profundos valles,
Los más altos cerros si mi ayuda pide.

Jul 19

Creo en ti amigo:
Si tu sonrisa es como un rayo de luz
que alegra mi existencia.

Creo en ti amigo:
Si tus ojos brillan de alegría al encontrarnos.

Creo en ti amigo:
Si compartes mis lágrimas y
sabes llorar con los que lloran.

Creo en ti amigo:
Si tu mano está abierta para dar y
tu voluntad es generosa para ayudar.

Creo en ti amigo:
Si tus palabras son sinceras y
expresan lo que siente tu corazón.

Creo en ti amigo:
Si sabes comprender bondadosamente mis debilidades y
me defiendes cuando me calumnian.

Creo en ti amigo:
Si tienes valor para corregirme amablemente.

Creo en ti amigo:
Si sabes orar por mí,
y brindarme buen ejemplo.

Creo en ti amigo:
Si tu amistad me lleva a amar más a Dios
y a tratar mejor a los demás.

Creo en ti amigo:
Si no te avergüenzas de ser mi amigo
en las horas tristes y amargas.

Jul 19

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices
por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.
Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar,
mas otras apenas vemos entre un paso y otro.
A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.

Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos.
El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá,
que nos muestra lo que es la vida.
Después vienen los amigos hermanos,
con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros.
Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien.

Mas el destino nos presenta a otros amigos,
los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino.
A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón.
Son sinceros, son verdaderos.
Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz.

Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón
y entonces es llamado un amigo enamorado.
Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies.
Mas también hay de aquellos amigos por un tiempo,
tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas.
Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro,
durante el tiempo que estamos cerca.

Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes,
aquellos que están en la punta de las ramas
y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra.
El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas,
algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones.
Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca,
alimentando nuestra raíz con alegría.
Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino.

Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad.
Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única.
Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros.

Habrá los que se llevarán mucho,
pero no habrán de los que no nos dejarán nada.
Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida
y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.

Jul 19

Te quiero decir muchas cosas por medio de esta carta
y sinceramente te las mereces…
TU AMISTAD VALE MUCHO!

Te quiero decir que si mañana dejo de existir,
te observaré en el cielo, te cuidaré y, sobre todo,
abogaré por aminorar tu sufrimiento.

Te quiero decir que si dejas este mundo,
Dios no lo quiera, te recordaré y siempre te voy a querer,
cada noche hablaré contigo.

Quiero que sepas que te quiero mucho
y eso es algo muy importante para mí,
ya que hay veces que uno cree
que no es conveniente decirlo por cualquier razón.

Sé que debí decirte antes cuánto te aprecio,
pero si por alguna razón no nos volvemos a ver,
te dejo esta nota para que sepas lo mucho que te quiero.

Y si no alcanzaste a decírmelo y yo dejo de existir,
no te preocupes, que por el simple hecho de nuestra amistad
sabré que me aprecias.

Recuerda que nunca sabemos cuándo dejamos de existir,
por eso quiero decirte hoy con esto
¡Que te aprecio mucho!

« Poemas anteriores Siguientes poemas »